Jnews is about news!

Un nuevo uso de las aplicaciones de citas: perseguir infecciones sexuales

Heather Meador y Anna Herber-Downey usan aplicaciones de citas en el trabajo, y su jefe lo sabe.

Ambas son enfermeras de salud pública en el Departamento de Salud Pública del condado de Linn, en el este de Iowa. Aprendieron que estas apps son la forma más eficiente de informar a los usuarios que algunas de las personas que conocieron en estos sitios pueden haberlos expuesto a infecciones de transmisión sexual (ITS).

Un surgimiento a nivel nacional de las ITS, con un aumento del 10% y 7% respectivamente en casos informados de gonorrea y sífilis, de 2019 a 2020, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), está siendo implacable con Iowa. El dúo descubrió que la llamada telefónica, un método tradicional de rastreo de contactos, ya no funciona bien.

“Cuando comencé hace 12 años, llamábamos a todos”, dijo Meador, supervisora de la rama clínica del departamento de salud del condado. “Cada vez es más difícil llamar a alguien por teléfono”.

Incluso los mensajes de texto son ineficaces, dijeron. Y las personas no necesariamente están respondiendo mensajes en Facebook.

Debido a que muchas personas se encuentran con parejas sexuales en línea, a través de sitios como Grindr o Snapchat, que tienen su sede en West Hollywood y Santa Mónica, California, respectivamente, los rastreadores de contactos a menudo no tienen mucha información para seguir, solo un nombre en una pantalla, o una imagen.

Entonces, hace aproximadamente un año, Meador y sus colegas obtuvieron la aprobación de sus jefes a nivel local para crear perfiles en la aplicación, a través de los cuales pueden contactar a las parejas sexuales de las personas infectadas.

Tradicionalmente, los rastreadores de contactos entrevistan a las personas con una ITS sobre sus encuentros recientes, y luego se comunican con esos socios para informarles sobre la posible exposición.

Las rastreadores del condado de Linn usan las aplicaciones durante su jornada laboral. Grindr, en particular, se basa en la geolocalización, mostrando a los usuarios personas con gustos similares que  están cerca. Entonces, los rastreadores usan las aplicaciones cuando están fuera de casa, con la esperanza de deambular por los mismos vecindarios que la persona diagnosticada con una ITS. A veces, los usuarios “hacen click” en los perfiles de los rastreadores para ver si están interesados, sí… en tener una cita.

Cuando los funcionarios de salud pública localizan a alguien que están buscando, envían un mensaje solicitando una llamada. Es un método exitoso: Herber-Downey estimó que hacen un contacto inicial el 75% de las veces.

La decisión del condado de Linn de realizar esta tarea en línea se produce cuando las tasas de ITS aumentan a nivel nacional, disminuyen los fondos para combatirlas, y las personas adoptan nuevas tecnologías para conocer gente y buscar diversión.

“Las ITS están aumentando mucho más rápido que los fondos que tenemos”, dijo Leo Parker, director de programas de prevención de la Coalición Nacional de Directores de ETS, todo mientras los departamentos de salud pública, muchos de ellos con fondos insuficientes, están lidiando con nuevas conductas.

“Las empresas de redes sociales tienen miles de millones; nosotros tenemos decenas de miles”, dijo el doctor Jeffrey Klausner, profesor de salud pública en la Universidad del Sur de California, quien anteriormente se desempeñó como director de servicios de prevención y control de ETS de San Francisco.

Esa disparidad de fondos significa que pocos departamentos de salud pública tienen personal que pueden conectarse. “En realidad, solo en las grandes ciudades tienen a alguien encargado de eso”, agregó Klausner.

Incluso cuando los departamentos tienen suficientes empleados para asumir el desafío, puede faltar el apoyo institucional. Algunos funcionarios de salud pública cuestionan a los empleados que inician sesiones en las aplicaciones. Klausner una vez testificó en nombre de un rastreador de contactos del condado de Ventura, California, que fue despedido por usar sitios de encuentros sexuales para trabajar.

Pero con las personas usando más que nunca estas apps para conocer personas, buscarlos allí tiene sentido. “Ahora estamos en una era digital”, dijo Parker. Es posible que las personas no estén afuera o que estén cuestionando su identidad, lo que hace que los lugares en línea sean espacios cómodos y anónimos para el romance, lo que, a su vez, significa que es más difícil comunicarse con las personas cara a cara, al menos al principio.

Además, los espacios en línea como Grindr son herramientas de salud pública efectivas más allá del rastreo de contactos. Pueden ser formas útiles de hacer correr la voz sobre los problemas de salud pública.

Parker y los funcionarios del condado de Linn dijeron que los anuncios de servicio público sobre aplicaciones de citas, que abogan por el uso de condones o comparten el horario de las clínicas de salud sexual, parecen llevar a las personas a los servicios. “Tenemos personas que vienen y dicen: ‘Vi que tenían pruebas gratuitas. Lo vi en Grindr’”, dijo Parker.

Grindr, que se promociona como la aplicación de citas más grande enfocada en personas LGBTQ+, envía mensajes e información a sus miembros, dijo Jack Harrison-Quintana, director de Grindr for Equality. Ese compromiso se intensificó, por ejemplo, durante un brote de meningitis en 2015 entre las comunidades LGBTQ+ en Chicago.

Durante ese brote, la aplicación envió mensajes a toda la ciudad sobre la vacunación. Luego, Harrison-Quintana aprovechó el diseño del servicio: usando las capacidades de geolocalización del sitio, los trabajadores de Grindr enviaron mensajes a vecindarios específicos. “Podríamos entrar y realmente ir de bloque en bloque y decir: ‘¿Es aquí donde aparecen los casos?’”, dijo. Si es así, envían más mensajes a esa área.

Esa campaña alentó más esfuerzos de la aplicación, que envía regularmente mensajes de salud pública sobre todo, desde covid-19 hasta la viruela del mono, a la base de la plataforma de aproximadamente 11 millones de usuarios mensuales. Grindr también permite a los usuarios mostrar su estatus de VIH e indicar si están vacunados contra covid, la viruela del simio y la meningitis.

Sin embargo, hay algunas cosas que Grindr no hará. La compañía no permitirá que los departamentos de salud pública creen cuentas institucionales. Y no permitirá que se envíen a los usuarios notificaciones automáticas sobre exposiciones a ITS.

Eso se debe a preocupaciones sobre la privacidad, dijo la compañía, a pesar de los llamados de los defensores de la salud pública para implementar mejores funciones de mensajería.

Grindr cree que la presencia del gobierno en la aplicación sería demasiado intrusiva y que incluso las notificaciones anónimas permitirían a los usuarios rastrear las infecciones hasta su origen.

Cuando se le preguntó acerca de los funcionarios de salud pública que se unen al sitio por su cuenta, Patrick Lenihan, vocero de la compañía, dijo: “Las personas son libres de decir algo como ‘Soy un profesional de la salud pública, ¡pregúntenme sobre mi trabajo!’ en su perfil y son libres de discutir asuntos sexuales y de salud pública como mejor les parezca”.

La posición de Grindr, aunque decepcionante para algunos en el mundo de la salud pública, refleja un acto de equilibrio, cuyo objetivo es mantener un balance entre las preocupaciones del gobierno y los intereses sobre la privacidad de los usuarios.

Klausner señaló un brote de sífilis en 1999 en San Francisco como una de las primeras veces que vio cómo esos intereses podrían estar en desacuerdo. El brote se rastreó hasta una sala de chat de AOL.

Pero persuadir a Time Warner, con sede en Nueva York, eventualmente la matriz corporativa de AOL, para que cooperara requirió mucho tiempo y fue complicado: ingresar a la sala de chat requirió la ayuda de la oficina del fiscal general de Nueva York.

La industria en línea ha avanzado desde entonces, dijo Klausner. Ayudó a un servicio a desarrollar un sistema para enviar postales digitales a personas potencialmente expuestas. “Felicitaciones, tienes sífilis”, decían las postales. “Eran postales vanguardistas”, dijo, aunque algunas opciones eran menos “sarcásticas”.

En general, sin embargo, el mundo de las aplicaciones de citas todavía está “bifurcado”, dijo. Para los esfuerzos de salud pública, las aplicaciones que atraen a los usuarios LGBTQ+ generalmente son más útiles que aquellas que atienden predominantemente a clientes heterosexuales.

Eso se debe a la historia de la comunidad con la salud sexual, explicó Jen Hecht, líder de Building Healthy Online Communities, un grupo de salud pública asociado con aplicaciones de citas. “La gente de la comunidad queer tiene, ¿cuántos, 30, 40 años pensando en el VIH?”, dijo.

Aunque las ITS afectan a todos, “la norma y la expectativa no existen” para las aplicaciones de citas para heterosexuales, dijo. De hecho, ni Match Group ni Bumble, las corporaciones con las aplicaciones más grandes enfocadas en estas citas, ambas con sede en Texas, respondieron a múltiples solicitudes de comentarios de KHN.

Pero los usuarios, al menos hasta ahora, parecen apreciar las intervenciones basadas en aplicaciones. Harrison-Quintana dijo que Grindr ha consolidado un enfoque de solo los hechos para transmitir información de salud. Nunca ha recibido ninguna reacción violenta, “lo que ha sido muy bueno”.

Related Topics

Contact Us

Submit a Story Tip

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *